Wednesday, 12 August 2015

El poncho



 Si bien ya no hablamos de tendencias, ya que la variedad de estilos en el mercado es extremadamente amplia, ha habido durante los últimos años cierto resurgimiento de algunas tendencias que provienen de modas pasadas. Sí, se usa la moda de los noventa, de los ochenta, de los setenta y así podemos seguir hasta principios del siglo pasado. Pero una de las tendencias que  más me llama la atención es la presencia de corrientes latinoamericanas en la ropa y en los placares de hoy en día. 
 Ya sean telas autóctonas o ponchos, Latinoamérica está conquistando una tierra que alguna vez nos conquistó a nosotros. Codeándose en pasarelas en Europa y América del Norte, el poncho resurge como un aliado para el invierno, que muchos habían olvidado por completo. 
 Nuestro querido amigo nos ha acompañado a los argentinos desde siempre. Forma parte de nuestros orígenes y de nuestra historia, aunque algunos lo hayan enterrado. 
 Dícese que esta prenda evolucionó a partir de una manta, su nombre intriga a unos cuantos lingüistas y varía a lo largo de toda Latinoamérica. Hablamos de ponchos, ruanas, cushmas y sarapes, entre otros, manteniendo siempre su nombre original en idiomas extranjeros. 
 Surgió en la región andina como compañero de viaje y fue adoptado por los criollos para luego adaptarse a la vestimenta militar. Variando en sus colores y dibujos, protegió al gaucho y al indígena del frío. Lo modificó más tarde el español, quien se atrevió a quitar sus dibujos y estampas ligadas a lo religioso. 
 El poncho se modernizó, comenzó a ser vendido por marcas de lujo en todo el mundo y se adaptó al guardarropas de hoy en día. Aún así, pasó de ser algo cómodo, práctico y común a ser una prenda que solo usan aquellos que continúan con la tradición así como los trendsetters que se animan a todo. 
 No olvidemos sus orígenes y recordemos que él siempre estuvo a nuestro lado. Larga vida al poncho, nuestro fiel amigo.

 It is true that we no longer speak about trends because the variety of styles in the market is extremely wide, but there’s lately been a huge revival of old fashions. Yes, nineties, eighties, seventies, and so on until the beginning of the last century, are in. Yet one trend is particularly seeking my attention: the presence of Latin  American spirits in clothes and wardrobes of today. 
 Whether in native fabrics or in ponchos, Latin America is conquering lands that once conquered us. Going around in catwalks in Europe and North America, the poncho is coming back as an ally for winter that many had forgotten all about. 
 Our beloved friend has been around us, Argentinians, since always. It’s a part of our origins and our history, even though some have buried it. 
 It’s been said that it evolved from a blanket; its name intrigues a few linguists and it varies all throughout Latin America. We speak of ponchos, ruanas, cushmas and sarapes, among others; always maintaining its original name in all foreign languages. 
 It originated in the Andean region as a travel companion and it was adopted by gauchos and criollos to be later adapted in military clothing. Varying in its colors and drawings, it protected both gauchos and Native Americans from cold weather. It was modified afterwards by Spanish conquerors who dared to remove its typical drawings and stamps linked to the religious world.
 The poncho got modernized, it started to get sold in luxury brands all around the world and got adapted to today’s wardrobe. Even so, it went from being a practical, comfortable and ordinary thing to being a piece of clothing that only wear those who still keep traditions alive, as well as trendsetters who dare to dress anything. 
 Let’s not forget, we Latin Americans, its origins and let’s always remember that he was always on our side. Long live the poncho, our faithful friend. 

Recordá que nos podes seguir en FacebookBloglovinInstagram y más! O te podes subscribir vía email más abajo! 
Remember you can follow us in FacebookBloglovinInstagram and more! Or you can subscribe vía email below!

Mucho amor y Lots of love, Cony.

PD: Para aquel a quien le interese, la universidad de Palermo realizó esta investigación sobre la evolución de poncho hasta hoy en día.  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...